Para cambiar hay que cambiar. 

Hace un año y después de tener bulimia desde los 14, decidí que necesitaba ayuda. Necesitaba ayuda porque yo no podía mejorar sola. Después de 7 años de la misma mierda me di cuenta de que si quería seguir adelante y llevar una vida lo más relativamente normal necesitaba empezar a lidiar con muchas cosas que llevaba mucho tiempo evitando y haciendo como que no existían. Como que la cosa no era tan grave. 

Comencé a tomar terapia cognitiva conductual grupal, individual, iba a mi cita con la nutriologa y veía cada dos semanas a mi psiquiatra para la revisión de medicinas y demás. Estuve dos meses siguiendo “rigurosamente” las citas. Pero en mi mente yo no necesitaba toda esa mierda porque no estaba lo “suficientemente” enferma. Porque nunca he pesado menos de 60 kilos. Porque nunca he tenido anemia, porque mis niveles de potasio nunca han sido bajos, porque puedo “detenerlo cuando quiero” porque puedo “controlarlo”. Porque la chica que entro antes que yo a la consulta pesa 35 kilos y yo no. Porque no estoy tan grave. Porque antes de poder recuperarme de un desorden alimenticio tengo que verme como alguien que tiene uno. 

Y me harté, decidí que era tiempo de buscar un trabajo, para salir de mi casa, tener mi dinero de nuevo y hacer lo que se me diera la regalada gana, como siempre lo he hecho. Y dejé de ir a la clínica. 

El mes pasado regrese pidiendo ayuda desesperadamente. Recuerdo haber hablado a la clínica llorando después de un atrancon y pedir una cita lo más pronto posible porque simplemente ya no podía seguir viviendo así. Mis conductas que durante el embarazo se habían reducido ahora eran mucho peores. Restricciones a menos de 500 calorías al días, la lista sin fin de alimentos prohibidos, la lista reducida de alimentos seguros, laxantes con excusas que todos se creyeron y al rededor de 10-12 conductas compensatorias a la semana. Comida 24/7 en mi cabeza. Mi imagen corporal y autoestima enterrados a 100 metros sobre el suelo. 

No puedo tomar actualmente ninguna clase de medicamento debido a que baby Benjamín está siendo amamantado y NO pienso darme por vencida en eso solo porque quiero estar de nuevo medicada. Entonces es el doble de difícil. Porque no tengo la ayuda de los químicos para balancear mi cerebro y que produzca los suficientes químicos para no sentirme deprimida, y tampoco puedo tomar estabilizadores o anti-psicoticos para no explotar cada dos horas y querer hacerme daño. No. Nada de eso. Ahora tengo que hacerlo todo yo. Tengo que poder el 110% de mí en esto. Y quiera o no mi mente y cuerpo. Tengo que encontrar la manera de avanzar. De forzarme a cambiar. De no hartarme esta vez. De no darme por vencida. De romper el círculo. 

Porque si vivir con un desorden alimenticio es agotador. Recuperarte de un desorden alimenticio es exhaustivo, especialmente después de años y años de vivir con el. A estas alturas para mi es la única manera en la que puedo lidiar con las cosas a mi alrededor, es la unica manera en la que sé relacionarme con la comida. Porque es la única manera que conozco de vivir el día a día. Y porque es lo que soy, yo no recuerdo quien era Naara antes de esto. 

Pero el punto por el cual es tan difícil. Es por la esa sensación de “control” que te da. Porque así es, porque incluso al día de hoy pienso que lo controlo. 

Ahora que tuve que retomar de nuevo la terapia cognitiva conductual he hecho en mi cabeza un pequeño laberinto para ubicar en qué momento empezó todo. Y lo he ubicado. Pero y ahora? 

La psicóloga hace un incapie enorme en que el primer paso para cambiar es empezar a comer bien. O sea seguir mi plan alimenticio al día. Pero cómo demonios me piden que coma 6 porciones de 30 gramos de proteína cuando llevaba 4 años siendo vegetariana?!? Como diablos se supone que coma una dieta de 1800 calorías cuando a duras penas y me entran más de 700. Cómo demonios “aprendo” a comer cuando lo único que tolero  en un día sin atrancon son caldos, ensaladas, atún y agua simple? 

¿ Cómo le dices a tu cerebro que tiene que cambiar absolutamente todos los aspectos en los que te relacionas con la comida? 

(Ah claro y la manera en la que te ves, te sientes, te piensas)

¿Cómo? 

(Si alguien tiene la respuesta haganmela saber) 

Este post está más revuelto y sin sentido que nada pero necesitaba empezar a escribir todo lo que tengo en la cabeza. 

Advertisements

Every Thursday, for one and a half  hour a group of 6 girls, a psychiatrist and a psychologist sit in a circle in a psychiatrist hospital at the South of Mexico City. 

Bulimia Nervosa and binge eating disorder  are the surf of the iceberg of the different issues we all have. Add to that mayor depression, anxiety, BPD, PST, drug, alcohol and pill abuse. 

Girls who smell like cigarretes, who have scars and fresh cuts, girls with short nails and gressy messy hair, dark bags under the eyes and a fun dark humor and sarcasm. Baggy clothes, massive jackets and notebooks full of dark thoughts and weird art. 

I dare to say, we know how this fucked up world works. We know it. We know life is not pink and we’ll be on our way to recovery eating rice cakes with organic jam and smoothies. A bright smile and a mind full of positive thoughts and self love. 

All of us have been suffering from an eating disorder for more than 5 years. Started at a very young age and continued on and on till we got to the point where we just don’t care. 

So what do you do when you perfectly know you are sick and you know the consequences but still you keep going? Not because you think you don’t deserve to recovery (at all) just because you just don’t give a shit anymore. 

When you are so tired of everything and everyone and you are exhausted of the same shit. But you just don’t have enough strength to keep going? 

How do you change that? How do you find your way back to living again? 

How do you find your way back to yourself again?